La Falla nº 44

Los primeros documentos gráficos y escritos que se han encontrado de nuestra falla nos llevan al año 1930, aunque parece ser que nuestra falla se fundó unos años antes, ya que si miramos en el llibret de 1930 encontramos referencias a años anteriores que dan fe de una existencia de nuestra comisión desde casi principios de siglo. Lo que si podemos decir es que, en el llibret de 1930, aparece una referencia al año anterior en la que se dice que se pretendía plantar falla en nuestra calle, pero tres vecinos falleros desaparecieron con el dinero. Cita textualmente:

“Tres estafantes de l’any passat”

Entre Paco, Pepe i Quico \ de fer la falla acordaren, \ i mos pegaren un mico, \ perque falla no en plantaren \ i en los diners se fugaren \ el Paco, el Pepe i el Quico.

La primera etapa de existencia de la falla llegaría hasta el año 1936, en el que comienza en nuestro país la guerra civil. Esta primera etapa la falla se caracterizaba por ser sobretodo una fiesta entre vecinos del barrio, que ponían dinero únicamente para hacer entre todos un catafalco y poderlo quemar la noche de San José. La fiesta sólamente duraba dos días. Es en esta época cuando encontramos la primera referencia a un presidente, llamado Salvador Genovés, y a una primera junta de fiestas compuesta aparte del presidente, por un vicepresidente, un secretario y un vicesecretario, un tesorero, un cobrador, un vocal asesor y unos cuantos vocales. Concretamente esta primera referencia aparece en el llibret de 1936.

La segunda etapa de la comisión coincide casi en su totalidad con la época de la dictadura, donde las fallas estaban sometidas al régimen gobernante en cuanto a los monumentos, aunque la fiesta continuaba siendo una celebración del barrio y totalmente popular.

Ya en esta época tenemos referencia a bastantes presidentes como el ya nombrado Salvador Genovés, Juan Perales Tamarit, José Soriano, Antolín Sole Durán y así hasta llegar a los años 60 donde encontramos que la presidencia pasa a manos de una familia que la conservará en dos de sus generaciones hasta el año 1988. Nos referimos a la familia Sanz, propietaria de la conocida “pastelería Sanz” que fundó nuestro presidente Vicente Sanz Poveda.

Una tercera etapa coincidirá con la época de transición política y estará protagonizada por la familia Sanz antes mencionada. Aurelio Sanz Mejina pasaba a ser el nuevo presidente desde 1972 y después de una época de calma dejaría el cargo en manos de un fallero muy activo en la comisión como era Ramiro Sánchez López, quien elegiría como hombre de confianza a la misma persona que había colaborado estrechamente con los dos anteriores presidentes; nos estamos refiriendo a Juan Bautista Perales Costa, que ha sido el alma de la falla con una dedicación ejemplar a la fiesta fallera a lo largo de más de 30 años.

Ramiro Sánchez fue el presidente que comenzó la etapa contemporánea de nuestra comisión manteniendo el cargo hasta el año 1995 donde es sustituido por José Polit Zuazo, que introducirá nuevas iniciativas y renovará y modernizará la comisión hasta llevarla al año 2007, donde el cargo pasa a manos de Javier Tejero Zabal. Un año después, José Polit retomará el cargo, que continuará hasta 2013.

En Abril de ese año empezará la actual presidencia de Miguel Prim Sorribas.

Hasta aquí un breve paseo por nuestra historia que continúa esperando llegar, con la máxima salud posible, a su centenario.